viernes , 14 de mayo 2021
Inicio / Opinión / Amenazas contra la Revolución

Amenazas contra la Revolución

Desde el inicio de la Revolución Bolivariana las fuerzas contrarrevolucionarias han conspirado y operado para poner fin al proyecto histórico liderado por el Comandante Supremo Hugo Chávez. Durante estos 18 años no han cesado los ataques y arremetidas de aquellos que no le perdonan a Chávez haber despertado la conciencia nacional y restituido el poder al pueblo.

El 11 de abril de 2002, el paro petrolero, el desconocimiento de los resultados del Referéndum Revocatorio, los asesinatos selectivos, las guarimbas, la Orden Ejecutiva de Obama, el Bloque Financiero Internacional, los intentos por vincular a los líderes de la Revolución con el narcotráfico y el terrorismo, la Guerra Económica, son expresiones de los ataques internos y externos contra el Proyecto Bolivariano.

Resumo en las cuatro “I” a los factores atentan contra la vida de la Revolución:

Imperialismo: Durante mucho tiempo la derecha se burló de las denuncias hechas por el Comandante Chávez sobre la amenaza del imperialismo contra los pueblos del mundo, pero ni siquiera con la Orden Ejecutiva del ex presidente Barack Obama, que señala a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria contra Estados Unidos, ha sido la agresión más evidente, y ni siquiera han tenido la dignidad de reconocer que el Imperialismo no sólo es un enemigo de la Revolución, sino de la humanidad.

Indolencia: “Lo que no me afecta, no me importa”; pareciese ser la máxima de muchos funcionarios e incluso dirigentes en todos los niveles de la Revolución. Cuánta falta hace lanzarles un cable a tierra, que los reconecte con el dolor del prójimo. Tengamos siempre presente el exhorto que nos hizo Hugo Chávez “Donde hay un problema, debe haber un chavista acompañando al pueblo en sus luchas”.

Ineficiencia: El burocratismo heredado de la Cuarta República, ha venido mimetizándose y reproduciéndose como un cáncer en nuestras instituciones, siendo la ineficiencia una de las aristas de la corrupción que pretende asfixiar la esperanza del pueblo.

Impunidad: Se ha instalado en la cultura política venezolana la permisividad y el silencio cómplice, lesionando la moral del pueblo, que no se explica cómo algunas figuras siempre ocupan espacios de dirección, aunque le han causado profundos daños a la Revolución. Hoy nuestro pueblo sigue teniendo sed de justicia.

Debemos asumir la crítica y la autocrítica permanente, para ir avanzando y profundizando la Revolución. La defensa de la Patria debe ser un compromiso irreductible de quienes luchamos y soñamos con un mundo mejor. Una de las formas más concretas para hacerlo es combatiendo las 4-I.

Heryck Rangel Hernández

Caracas, 25 de enero de 2017.




Te puede interesar

Cardenal Baltazar Porras aseguró que restos exhumados son del médico de los pobres

Este miércoles 28 de octubre, el cardenal Baltazar Porras confirmó que los restos exhumados el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *