sábado , 12 de junio 2021
Inicio / Entretenimiento / El “guía espiritual” Ricardo Ponce es acusado de crear secta sexual

El “guía espiritual” Ricardo Ponce es acusado de crear secta sexual

El reconocido ‘sanador espiritual’ Ricardo Ponce, fue acusado por la youtuber mexicana, Maire Wink de manipular a sus clientes y abusar de ellas durante sus retiros, contando su historia en YouTube.

El propio Ponce se describe como “un guía de autoconocimiento experto en liberación emocional” que ayuda a sus clientes a “obtener su autosanación”. Tiene millones de seguidores en sus redes sociales y es uno de los coaches más populares de América Latina.

Maire Wink afirmó que el hombre abusó sexualmente de las mujeres aprovechándose de su vulnerable estado emocional. En un vídeo de poco más de 50 minutos, contó que “cayó en lo que considera un culto sexual disfrazado de sanación espiritual”.

Wink inicia su video comentando que en febrero fue invitada el propio Ricardo Ponce a un retiro espiritual, realizado en Bacalar, Quintana Roo.

Luego, logró que accediera a tener sexo con él, pero no fue la única: al menos cuatro mujeres, entre ellas una asistente del célebre coach, se vieron obligadas a tener relaciones sexuales con él.

La youtuber mexicana también compartió una imagen en la que se ve cómo el guía espiritual toquetea a una joven para mostrar que tiene “una herida” en su chacra sexual.

Continúa asegurando: “Ni siquiera entendía por qué estaba deprimida, y ya con el tiempo entendí que sentí que fui parte de algo muy sucio y muy barato, y también afronté el hecho de que las mujeres, históricamente, hemos sido usadas como ganado sexual”.

La youtuber, reveló que ya demandó a Ponce, y también prometió ayudar económicamente a las primeras cinco mujeres que quieran presentar una demanda contra el guru.

Lee también

En medio de protestas Colombia rompe récord diario de muertes por COVID-19




Te puede interesar

Jorge Villaveces calienta las redes sociales

El venezolano Jorge Villaveces, se roba las miradas en Estados Unidos, el criollo se ha …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *