lunes , 3 de agosto 2020
Inicio / Deportes / ¡Heridas que nunca sanan! Se cumplen seis años del histórico 7-1 de Alemania a Brasil

¡Heridas que nunca sanan! Se cumplen seis años del histórico 7-1 de Alemania a Brasil

Alejandro Díaz.
alejandrodiaz1704@gmail.com

El 8 de julio de 2014 quedó para la historia del fútbol, una goleada inesperada e inverosímil tuvo lugar en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, durante un encuentro entre las selecciones de Alemania y Brasil, por las semifinales de la Copa Mundo, partido que fue catalogado desde ese mismo día como el “Mineirazo”.

Los europeos, que eran dirigidos por Joachim Low, acudieron a su extensa lista de futbolistas estrellas y humillaron a los anfitriones en un partido que culminó 7-1. Una noche trágica, no sólo para todos los brasileños que asistieron al estadio, sino para todo el pueblo carioca, que ni sus peores paronirias les mostraban un destino tan cruel.

La previa del encuentro

Un clásico de los mundiales se iba a llevar a cabo, las expectativas eran sumamente grandes, exorbitantes, inmensas. El pentacampeón del mundo contra uno de los más claros aspirantes al título. Se esperaba un encuentro igualado, con ocasiones para ambos conjuntos, mientras que en las casas de apuestas ganaba Brasil, favorito por su condición de local.

Luiz Felipe Scolari, director técnico de los brasileños, no pudo contar con Neymar Jr debido a una lesión que sufrió en el encuentro anterior, contra Colombia; sin embargo, el XI que plantó en la cancha seguía siendo de primer nivel: Julio César (portero); Maicon, Dante, David Luiz y Marcelo (defensas); Luiz Gustavo, Fernandinho, Óscar, Bernard (volantes); Fred y Hulk (delanteros).

Por su parte, los alemanes salieron al césped con: Manuel Neuer (portero); Phillip Lahm, Boateng, Hummels, Howedes (defensas); Bastian Schweinsteiger, Toni Kroos y los ex madridistas Sami Khedira y Mesut Ozil (volantes); Thomas Müller y Miroslav Klose (delanteros) fueron los encargados de finalizar las jugadas.

Una pesadilla desde el décimo minuto

El árbitro mexicano, Marcos Rodríguez, pitó el inicio del compromiso y Brasil presionaba a Alemania en la salida con la finalidad de generar errores en los pases, una estrategia que tuvo cierto éxito durante los primeros siete minutos, hasta que dejó de ser efectiva  y comenzó la debacle de los sudamericanos.

Al minuto 10’, un saque de esquina lanzado por Kroos fue aprovechado por Müller, quien definió sin marca alguna dentro del área y anotó el primer gol del partido (y el quinto del torneo para él). Con el 1-0 en el marcador, los bávaros ganaron confianza y se adueñaron completamente del juego, todo lo contrario a la línea defensiva de Brasil, que se vio adelantada en exceso, desprovista, errática y desorganizada.

Miroslav Klose apareció al minuto 23’, remató un mal rechace del portero Julio César y marcó el segundo gol. Casi inmediatamente, Kroos puso el tercero y silenció a las más de 50.000 almas que estaban presenciando algo inédito.

Kroos volvería a superar a Julio César al minuto 26’, sellando su doblete y poniendo el 4-0, provocando las lágrimas, no sólo de la afición sino de algunos jugadores brasileños presentes en la cancha cuando el partido no llevaba ni media hora de haber comenzado.

Cuatro minutos después, Sami Khedira armó y finalizó una jugada, en conjunto con Ozil y Schweinsteiger. Era el 5-0 y la afición brasileña comenzó a abandonar el recinto deportivo por masas, vaciando una de las gradas del Mineirao en el propio primer tiempo.

Alemania bajó la intensidad y se fueron al descanso con la manita en el marcador y ambos pies metidos en la final del mundial. Todo se reanudó más tarde, Scolari sacó a la cancha a Paulinho y Ramires en el entretiempo para buscar el descuento. Lo intentaron pero la poca efectividad y la magistral actuación de Neuer le impedían hacer algo al respecto.

André Schurrle entró al partido y marcó al 69’ desde el centro del área, solo y sin marca; diez minutos después volvería a batir al guardameta brasileño con un fusil en plena área chica, era el 7-0.

Óscar fue quien se encargó de maquillar el resultado final al minuto 90’, poniendo el 7-1 definitivo, firmando el peor partido de Brasil en la historia de los mundiales.

Tres récords fueron destrozados esa noche

Como si el resultado no hubiese sido suficiente, los alemanes se quedaron con tres récords, uno de ellos arrebatado directamente a Brasil:

  1. Miroslav Klose se convirtió en el máximo goleador en la historia de los mundiales con 16 goles, superando los 15 marcados por el brasileño Ronaldo Nazario.
  2. El “Mineirazo” fue la peor goleada contra Brasil en todas las competiciones.
  3. Toni Kroos ejecutó el doblete más rápido en la historia de la Copa Mundial, un gol al minuto 24 y otro a los 26 (69 segundos) le permitieron quedarse con este récord.

Es preciso recordar que después de ese torneo, solamente dos jugadores (Fernandinho y David Luiz) fueron convocados nuevamente al conjunto de Brasil, otros decidieron dar un paso al costado y retirarse de la selección y hasta de manera definitiva.

Alemania culminaría levantando la Copa del Mundo días después, venciendo 1-0 en la final a la Argentina de Lionel Messi, gracias a un gol de Mario Gotze al minuto 112’ del encuentro.

Lee también:

Fernando Alonso volverá a la Fórmula 1 con Renault en 2021




Te puede interesar

Asofutlag invierte en la remodelación de espacios en el Polideportivo

Alejandro Díaz.alejandrodiaz1704@gmail.com En los espacios internos del Domo José María Vargas se están realizando remodelaciones …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *