Miércoles , 17 de Octubre 2018
Inicio / Opinión / La farsa electoral del 20 de mayo

La farsa electoral del 20 de mayo

¿Qué logró significar el 20 de mayo? Un intento desesperado de un régimen por ganar legitimidad, un intento desesperado de un régimen de gritar “EXISTO”, un régimen desesperado que no ganó legitimidad ni mucho menos respeto del pueblo de Venezuela.

El pueblo no convalidó esa farsa, ese pueblo que resiste y sobrevive hoy, un pueblo de Venezuela que, sí ha trabajado y participado en procesos electorales, no sólo en votaciones, sino también en firmas, reafirmazos, se ha dedicado una y otra vez al ejercicio de sus derechos y deberes como ciudadanos de este país, pero que no se prestó al juego del régimen en su perversa maniobra.

Ese pueblo además, ha protestado, ha exigido ha hecho huelgas de hambre, ha marchado una y otra vez, a ese pueblo venezolano nuestro reconocimiento y admiración.

El domingo 20 de mayo de 2018, ese pueblo se reinventó, gritó, exigió, protestó y pidió cambio demostrado en cada centro electoral vacío, aún  dada la circunstancia de que es difícil protestar en un país en donde asesinan y encarcelan por pensar distinto; ese es un pueblo valiente.

No es sencillo protestar en un país cuando a presos políticos los torturan hoy como lo hacen en el Helicoide o en la tumba. Aun así, un pueblo dijo que somos mayoría los que queremos cambio, somos mayoría los que vamos a cambiar Venezuela y por eso, aquí estamos.

Luego del 20M Nicolás Maduro quedó más desnudo, perdió del todo cualquier legitimidad por medio de la coacción. Es claro que la crisis económica nos hace necesitar esos diez millones que ofreció Maduro, para llenar nuestra nevera, pero a pesar de ese chantaje, a pesar de usar dinero del estado para impulsar a la gente que fuera a validar el fraude, el pueblo de Venezuela no asistió.

La lucha actual es existencial, es de vida o muerte, no hay comida, no hay medicinas, y este régimen se aferra al poder de una manera sádica, irrespetando nuestros más básicos derechos. Juegan con las necesidades del pueblo de Venezuela, se burlan de las exhortaciones de la comunidad internacional aun cuando en menos de 48 horas, más de 50 países a nivel mundial rechazan al dictador de Nicolás Maduro.

Retomaremos la presión nacional, teniendo ya claramente el respaldo internacional, pero liderando y convocando la unión; aglutinemos a nuestra gente con propuestas, conectemos con ese pueblo que hoy sufre, para exigir, porque, es un hecho que si funciona la movilización.

Es hora de levantarnos como lo hemos hecho una y otra vez, es momento de retomar la bandera del cambio, esa es la ruta necesaria. ¡Sí se puede!




Te puede interesar

José Vicente Rangel: Un país sin oposición

Artículo Publicada en Últimas Noticias|Lunes, 10 Sep 2018 José Vicente Rangel.-  1 El tema tiene absoluta pertinencia. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *