lunes , 18 de enero 2021
Inicio / Opinión / La Rebelión Popular del 27 de febrero de 1989

La Rebelión Popular del 27 de febrero de 1989

La enérgica protesta iniciada el 27 de febrero de 1989, se tradujo como la respuesta del pueblo venezolano, ante el paquete neoliberal que aplicó Carlos Andrés Pérez, al asumir un segundo periodo de gobierno. Surge, al referirnos al neoliberalismo, la necesidad de conceptualizarlo y conocer sus orígenes, para así comprender porque dicha teoría tuvo efervescencia en la Venezuela de finales de los años 80, con la aplicación de una serie de medidas económicas antipopulares.

*Teoría y Contexto:

La idea de un mercado autorregulado implicaba una auténtica utopía. Una institución como esa no podía existir de forma duradera sin aniquilar la sustancia humana y natural de la sociedad, sin destruir físicamente al hombre y transformar su ambiente en un desierto.

Karl Polanyi.

El liberalismo económico es una doctrina económica que planteó el economista y filósofo Adam Smith desde finales del siglo XVII. En ella postula que el Estado debe tener la mínima intervención en las actividades económicas entre personas, países, etc. Promueve la libertad y la propiedad privada, pero desde el punto de vista individual y desde una perspectiva netamente económica, es por ello que esta doctrina ha servido como fundamento ideológico del sistema capitalista.

En tan sentido, el Neoliberalismo resurge como corriente económica y política a partir de las décadas 70 y 80, impulsando el libre mercado, los tratados de libre comercio, la disminución de la inversión social, la eliminación del control y fiscalización del sector económico privado, el cual debe realizar las competencias que asumía normalmente el Estado, y otras medidas que afianzan del sistema.

El Neoliberalismo germinó a final de la Guerra Fría, con la circunstancial victoria del modelo promovido por Occidente y va de la mano con una campaña mediática procapitalista que normaliza la idea de la riqueza económica y prosperidad individual.

*El Panorama venezolano:

El “Caracazo” no debe concebirse como un hecho aislado, es expresión popular de la rabia contenida, el desespero y desilusión frente al panorama nacional: La corrupción generalizada, represión estudiantil, asesinato, persecución y desaparición de líderes revolucionarios, etc. La democracia puntofijista iniciada en 1958, aquella que traicionó la voluntad del pueblo, se encontraba en franco declive. No obstante, en 1988, la candidatura de Carlos Andrés Pérez representaba el retorno de la “Venezuela Saudí”, aquella que en los años 70 era sostenida con la bonanza petrolera.

Bajo promesas electorales y con la esperanza de dicho regreso, Pérez gana las elecciones presidenciales de dicho año y asume la presidencia el 2 de febrero de 1989. Rápidamente, la desfavorable situación económica salió a la palestra, justificando así el tutelaje del Fondo Monetario Internacional (FMI), institución creada en 1945 para fomentar, medidas económicas de tipo neoliberal, que van en contra los pueblos del mundo.

*El Recetario neoliberal:

Asesorarse con los técnicos del Fondo Monetario Internacional es lo mismo que ir al almacén con el manual del comprador, escrito por el almacenero.

Arturo Jauretche.

El 16 de febrero de 1989, Carlos Andrés Pérez informa al país la puesta en práctica del paquete neoliberal, sin aclarar a la opinión publica el contenido y las especificaciones de tales medidas. El anuncio origina zozobra en los venezolanos, no obstante, las medidas tomadas por el Gobierno, con el auspicio del FMI, fueron anunciadas el 18 de febrero por Celestino Armas, Ministro de Energía y Minas. Entre ellas destacan:

– El aumento de 100% del precio de la gasolina: Alta de 1,50Bs. a 2,75Bs.y media de 1,30Bs. a 2,95Bs.

-La liberación de las tasas de interés (Los bancos podían establecer un tope máximo del 28%).

-El Incremento de las tarifas de los servicios públicos: luz, gas agua, teléfono, transporte público (Entre un 40 y 60% de aumento).

-La racionalización y eliminación progresiva de los aranceles de importación.

*Estalla la protesta popular:

El 27 de febrero, en horas de la mañana, inicia en Guarenas una intensa protesta por el aumento desmedido del pasaje. El descontento se generaliza y en pocas horas el pueblo sale a la calle. Las protestas tienen lugar en Caracas, La Guaira, Maracay, Valencia, Barquisimeto, Anaco, Mérida, Ciudad Guyana y otras ciudades de Venezuela. De esa manera, creemos que denominar a los hechos ocurridos bajo el nombre de “el caracazo”, es muchas veces errónea, puesto que puede traducirse como si tales acciones únicamente se hubiesen llevado a cabo en la ciudad capital.

La jornada transcurre en disturbios y enfrentamientos contra los efectivos policiales, se originan saqueos de la mercancía de abastos, supermercados y comercios. El gobierno nacional, incapaz de contener la situación, suspende las garantías constitucionales y decreta un toque de queda, que sin previo aviso o mediación, inicio una brutal represión al pueblo con la activación de la operación militar conocida como Plan Ávila.

Pese a la tensa situación, el 28 de febrero el pueblo continuaba protestando en las calles. Como consecuencia de la represión por parte de los efectivos militares, se reportan decenas de muertos y miles de heridos, el gobierno de Pérez pide la calma e intenta edulcorar la situación alegando que las medidas son necesarias para salir de la crisis, pero en la calle continua reprimiendo al pueblo.

Luego de dos intensas jornadas, el 1º de marzo continúa una feroz represión contra la manifestación popular. Mientras, el gobierno firma una Carta de Intención con el FMI, solicitando un préstamo para concretar la aplicación del paquete económico y se inicia la activación de planes de emergencias que redefinen las tarifas del transporte público, se trazan estrategias para el abastecimiento de alimentos y para garantizar la seguridad, además de crear un fondo de recuperación para pequeños comerciantes.

La crisis continúo los días posteriores. Los hospitales de Lidice, Los Magallanes y Catia colapsaron, los porcentajes de ausentismo laboral se dispararon en un 80% y se inició un asedio y allanamientos en la Urbanización 23 de Enero, mientras que el rector de la Universidad Central de Venezuela, prof. Luis Fuenmayor Toro denunciaba la persecución a miembros de la comunidad universitaria. Finalmente, el 7 de marzo, el gobierno levantó el toque de queda y con la finalidad de recuperar su escuálido liderazgo, Carlos Andrés Pérez anunció que invertirá 20.000 millones de Bolívares en barriadas y sectores populares.

El panorama que dejo la opresión de la rebelión popular fue terrible. Las pérdidas materiales se estiman en 2.500 millones de Bs. La cifras oficiales sobre las pérdidas humanas presentan 300 fallecidos y 1.500 heridos, no obstante, hay indicios que las cifras de abatidos supera la del millar de personas. El país sucumbió en una tensa calma, los partidos tradicionales (AD Y Copei) demostraron, una vez más, estar de espaldas al pueblo y de sus necesidades.

Tiempo después, la situación seguía siendo desalentadora para los venezolanos. El 4 de febrero de 1992 surgía otra rebelión, esta vez, pueblo y ejército se unían bajo el liderazgo del Comandante Hugo Chávez, pero el movimiento que intento derrocar a Carlos Andrés Pérez y a la falsa democracia que los partidos ya mencionados representaban, era aplacado y con un “por ahora”, resurgía la esperanza. En 1993, Pérez es depuesto, tras graves acusaciones de corrupción y malversación de fondos, evidenciando la crisis generalizada que finalizaría con la llegada de Chávez al poder. Según fuentes del Ministerio público, en la actualidad, el Gobierno Bolivariano ha indemnizado a 596 víctimas y ha acompañado oportunamente a las mismas en sus denuncias, pidiendo que se haga justicia por la represión de aquella insurrección popular.

Vargas, 27 de febrero de 2017

 

Por: Victor David Salcedo

Foto: Referencial




Te puede interesar

Cardenal Baltazar Porras aseguró que restos exhumados son del médico de los pobres

Este miércoles 28 de octubre, el cardenal Baltazar Porras confirmó que los restos exhumados el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *