martes , 29 de septiembre 2020
Inicio / Internacional / Sputnik V, la vacuna rusa contra el covid-19 que causa escepticismo en el mundo

Sputnik V, la vacuna rusa contra el covid-19 que causa escepticismo en el mundo

EFE

Alejandro Díaz.
alejandrodiaz1704@gmail.com

Una vacuna contra el coronavirus ha sido desarrollada por el Instituto Gamaleya, con sede en la ciudad de Moscú, así lo anunció este martes 11 de agosto, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, a través de una teleconferencia en vivo junto a los ministros de su gabinete, donde además aseguró que la nueva vacuna ha pasado por todos los controles necesarios.

“Esta mañana, por primera vez en el mundo, se ha registrado una vacuna contra el nuevo coronavirus. Sé que es bastante eficaz, que otorga una inmunidad duradera”, dijo Putin en cadena nacional, informando además que el registro nacional de medicamentos del Ministerio de Salud de ese país iniciará la producción industrial de la llamada “Sputnik V” el mes de septiembre, mientras que el 1 de enero de 2021 comenzará a distribuirse.

La hija Putin habría sido inoculada con la vacuna, según las palabras del propio mandatario ruso: “Una de mis hijas se aplicó esta vacuna. Creo que participó en los experimentos y sólo tuvo un poco de fiebre”, dijo a la agencia de noticias Interfax.

Rusia aún no ha publicado datos científicos sobre las vacunas desarrolladas en sus laboratorios para verificar la eficacia de las mismas, sin embargo, el presidente de la junta de Russian Direct Investment, Kirill Dmitriev, ha dicho que 20 países ya han pedido dosis de esta vacuna y que “serán pre-ordenadas más de un millón”.

Sputnik V

Bautizada como Gam-COVID-Vac y tomando el nombre de Sputnik V (como el primer satélite artificial de la Unión Soviética) para el mercado exterior, es una vacuna que se emplea como vector viral el adenovirus humano tipo 26 -un virus del resfriado común- al que se le ha agregado el gen de la proteína S del SARS CoV-2.

La inmunización preventiva frente a la Covid-19 se lograría con una sola dosis administrada de forma intramuscular, al menos así lo informan los registros de las dos primeras fases del ensayo clínico. El desarrollo de la vacuna se ha llevado a cabo por el Instituto de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya junto con el Ministerio de Salud ruso. Su financiación ha venido de manos del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF).

La aprobación de la vacuna por parte del ministerio de salud se produce sin esperar a los resultados de la fase 3 del ensayo clínico que contaría con miles de participantes, según informan varias agencias. Este incluirá a personas de Rusia, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Según la agenda rusa, la producción de la vacuna podría comenzar a principios de septiembre y su administración se iniciaría en octubre, si bien desde abril la élite rusa ya habría estado recibiendo dosis de la vacuna

La OMS alerta

En semanas anteriores a este anuncio, diferentes científicos extranjeros habían manifestado su preocupación por la rapidez de una vacuna de este tipo. Un grupo de compañías farmacéuticas multinacionales advirtió que la Sputnik V podría poner en riesgo la salud de la población mundial si comienza a distribuirse en varios países.

Por esta razón, habían enviado una carta al Ministerio de Salud de Rusia pidiéndole la postergación de la aprobación de la vacuna. Por otra parte, un portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró a través de su portavoz, Tarik Jasarevic que se encuentran “animados” por la rapidez con la que se ha desarrollado la Sputnik, sin embargo, esperan que sean “seguras y eficientes”.

Asimismo, solicitó cautela, pues la vacuna debe pasar por todos los trámites de precalificación y revisión que marca la OMS. “Acelerar los progresos no debe significar poner en compromiso la seguridad”, señaló Jasarevic en rueda de prensa, donde añadió que el organismo se encuentra actualmente en contacto con autoridades rusas y de otros países para analizar los progresos de las distintas investigaciones de vacunas.

Escepticismo e intereses políticos

Existen expertos que aseguran que la vacuna rusa “probablemente” no sea efectiva y solamente se trate de una estrategia política, tal y como piensa el propio director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Contagiosas de Estados Unidos, Anthony Fauci, quien cuestionaba la rapidez con la que Rusia aprobó el medicamento, además de no presentar los resultados de sus ensayos en ninguna revista científica, como sí ha ocurrido con las otra candidatas en desarrollo.

Por esta razón, diversos críticos de la política internacional aseguran que el impulso que tiene el gigante euroasiático por una vacuna efectiva contra el covid-19 se produce en medio de una presión política del Kremlin, quien desea demostrar al resto de los países que Rusia es una potencia científica a nivel mundial.

Otras versiones afirman que la velocidad con la que se ha registrado esta vacuna por parte de Rusia atiende a intereses geopolíticos, tomando como pista el nombre que se ha escogido para la vacuna (Sputnik V) que tiene relación con la Unión Soviética.

La OMS señaló que en la actualidad se estaba trabajando en 167 vacunas contra el coronavirus, 28 de ellas siendo utilizadas en ensayos con humanos y seis vacunas que se encontraban “muy avanzadas”, entre ellas habían tres candidatas desarrolladas por laboratorios chinos, dos estadounidenses (Pfizer y Moderna) y uno británico (AstraZeneca), excluyendo así a la Sputnik V.

Desde el inicio de la pandemia, Rusia ha registrado más de 898.000 casos de covid-19, 15.131 muertes y 703.000 pacientes recuperados.

Lee también:

Lo que debes saber de la primera vacuna rusa aprobada contra el COVID-19




Te puede interesar

Países solicitan reunión en la OEA para analizar informe de Bachelet sobre Venezuela

Varios países han solicitado una reunión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *